Jardins Grèvol S.L. ha sido una empresa con mentalidad ecológica desde su nacimiento. En todos sus proyectos ha tenido en cuenta el entorno que le rodea y ha intentado respetar al máximo este entorno, con el uso de materiales naturales en sus trabajos y reduciendo, en la medida que el trabajo lo permita, la aplicación de productos químicos o materias que dañen los paisajes naturales de donde se han extraído.

Un claro ejemplo de ello lo tenemos en que los restos de poda los trituramos personalmente para poder elaborar un producto resultante aplicable a nuestros jardines.

Ha tenido muy en cuenta también el tema de los desechos, siempre llevados a vertederos controlados y a ser posible reciclados para ulteriores aplicaciones.

Un último tema que últimamente estamos potenciando es la ejecución de jardines de bajo mantenimiento y de bajo consumo hídrico. Vivimos en una sociedad en la que los consumos de agua muchas veces nos desbordan.

Por todos estos motivos, hace unos años hemos iniciado una manera de trabajar que potencia el jardín de bajo mantenimiento.

Hay que dejar claro que siempre existirá el mantenimiento y unos mínimos consumos de agua, pero con nuestro decálogo procuramos reducir al máximo estos aspectos.

Decálogo de Jardins Grèvol S.L. por una jardinería de bajo mantenimiento:

1. Utilizar material vegetal adecuado a la zona donde estamos haciendo el jardín.

2. El material vegetal debe ser autóctono y que no haya sido “educado” con demasiada agua.

3. Utilizar el sustrato que más agua puede retener en la zona en la que nos encontramos.

4. Las tierras que sean de calidad y sin semillas de malas hierbas para evitar competencias futuras con plantas adventicias.

5. Aplicar restos de poda triturados (mulch) o áridos, encima de la zona ajardinada para evitar evapotranspiración.

6. Utilizar, si es viable, plásticos degradables para conseguir el mismo objetivo que con el mulch.

7. Instalar siempre red de riego automatizado, que nos ahorrará agua.

8. Repasar dentro del mantenimiento la red de riego para evitar fugas.

9. Plantar árboles de hoja perenne y hoja caduca para conseguir microclimas adecuados.

10. Plantar con densidades adecuadas, ni demasiado separadas ni demasiado juntas, para evitar competencias.

 

Política Ambiental

Jardins Grèvol S.L. empresa dedicada a Diseño, Construcción y Mantenimiento de Parques y Jardines, manifiesta que:

La organización y la dirección de la empresa se marca como meta prioritaria estratégica la protección del Medio Ambiente, mejorando continuamente sus prácticas ambientales, utilizando, siempre que sea posible con resultados de calidad aceptable y económicamente viable, las mejores técnicas existentes.

Para alcanzar esta meta, toda la organización de la empresa con su dirección al frente se compromete a las siguientes líneas de actuación:

  1. Cumplir en todo momento y superar cuando sea posible la legislación vigente ambiental en el desarrollo de las diferentes actividades, estableciendo sus propios criterios y normas allí donde no los haya. Así como cumplir con otros requisitos aplicables y que la Empresa suscriba.
  2. Optimizar y promover la eficiencia de consumo de materias primas, priorizando el diseño de jardines autóctonos con bajo mantenimiento y consumo hídrico.
  3. Utilizar productos ecológicos o no contaminantes en los tratamientos fitosanitarios así como reducir en la medida de lo posible su aplicación.
  4. Tener especial cuidado con los recursos hídricos y promover allí donde haga falta el riego, la automatización con sistemas de bajo consumo. Transmitir la cultura del agua e influenciar positivamente en la opinión del cliente.
  5. Potenciar la reutilización o reciclaje de materiales o subproductos y optimizar el tratamiento adecuado de los residuos.
  6. Establecer los canales de comunicación necesarios para sensibilizar y formar en materia ambiental al personal de la empresa.
  7. Controlar y revisar periódicamente el Sistema de Gestión Ambiental, y establecer objetivos y metas de forma que se garantice el proceso de mejora continua en las actuaciones de protección ambiental.

La Política Ambiental es conocida por todo el personal de la empresa y es revisada de forma continuada, al menos anualmente, por la Dirección General, en función de la evolución de nuestras actividades, del marco legislativo, de la sensibilidad social y de las auditorias ambientales realizadas.